miércoles, 19 de mayo de 2010

Radiantes, por haber recibido al Señor




Aquí tenéis los dos turnos del día 8 de mayo que recibieron por primera vez el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Alegres por fuera e inmensamente felices por dentro. Mirad sus caras que son el rostro de la alegría verdadera, esa que sólo nos puede proporcionar el sabernos queridos por Dios y cercanos a Él.

0 comentarios:

Publicar un comentario